Menu
RSS

Un paracaídas para después del instituto

Un paracaídas para después del instituto

El salto del instituto a la universidad o a la formación profesional se convierte cada curso en una pesadilla para miles y miles de jóvenes. Exámenes, pruebas de acceso, notas de corte, carreras, facultades... Es momento de incertidumbres y de tomar decisiones importantes.

Para intentar minimizar la angustia que ello genera, el instituto Jaume I ha puesto en marcha este curso las sesiones ‘Visiones cercanas’, que aproximan a los jóvenes que acaban este año bachillerato el punto de vista de varios exalumnos que atravesaron esa mismo situación, en esas mismas aulas, unos años antes. 

Se trata de una iniciativa que ha puesto en marcha la profesora Anabel Sáiz, que este año cumple 30 años de docencia en el instituto salouense. Es tutora de 2º de bachillerato y detectó en sus alumnos muchas preocupaciones. “Están en un momento complicado”, explica, “no saben si seguir estudiando, qué carrera hacer, las medias que necesitan, reciben presiones por todas partes... Parece que se les acabe el mundo”. Es por ello que les ofreció charlar con algunos de sus antiguos alumnos “para que conocieran diferentes perfiles y vieran que hay muchos caminos y que todos tiran adelante”.

No tuvo más que hacer un llamamiento a través de las redes sociales para que muchos de sus exalumnos se ofrecieran a echar una mano. Cada semana, aprovechan las horas de tutoría para explicar cómo vivieron ellos esa transición. “Se establece un lazo muy bonito entre los antiguos alumnos y los nuevos y al final ven que los consejos que recibieron en su momento siguen siendo válidos hoy”, comenta Anabel. 

Desde un agente de los Mossos d’Esquadra licenciado en Historia a un ingeniero, pasando por un ‘coach’ empresarial, un maestro, un abogado o una profesora de conservatorio, todos los que han pasado por las aulas del instituto tienen una historia detrás para tocar de una forma u otra la conciencia de los estudiantes de hoy. 

La semana pasada fue el turno de María Garrido, que tiene 25 años y ejerce de enfermera en el Hospital Ligero de Cambrils. Confesó a los alumnos de Anabel que 2º de bachillerato fue el curso más difícil de toda su experiencia académica, pero que el esfuerzo valió la pena. Una vez superado y después de mucho dudar, estudió enfermería por vocación, algo en lo que puso especial énfasis. “Lo más importante es que hagáis lo que os guste, sea lo que sea”, les recomendó. 

Deixa un comentari

Especifica tota la informació requerida (*) on s'indiqui. El codi HTML no és permès.

Tornar al principi

Blog

DYGICOM Diseño web